domingo, 12 de mayo de 2013

Diferencias entre trigo y cebada

Vamos a ver las diferencias morfológicas entre la planta del trigo y la cebada, centrándonos en su parte aérea. En ambos casos no es tan fácil distinguirlas hasta el espigado. Hay una forma de saber si se trata de trigo o cebada a partir de la aparición de las primeras hojas verdaderas.

Las hojas se disponen alternas alrededor del tallo en dos filas y están formadas por la vaina, que envuelve el entrenudo, y el limbo o parte superior de la hoja. Las vainas son glabras o ciliadas, según especies y variedades, y están sujetas a nivel de los nudos, encajándose unas en otras cuando son jóvenes formando un tubo cilíndrico alrededor del tallo, que se desune a medida que crecen los entrenudos. El limbo tiene nerviaciones paralelas.

En la unión del limbo y la vaina, puede existir una pequeña membrana llamada lígula, y a cada lado de la lígula pueden aparecer las estípulas. Las estípulas pueden ser abrazadoras, glabras o vellosas. Aquí es donde  distinguimos al trigo y cebada.

El trigo tiene lígula y dos estípulas vellosas

La cebada tiene lígula y dos estípulas abrazadoras
Una vez que se produce el espigado continúan las diferencias. La flor de ambas es en forma de espiga, cuya unidad morfológica es la espiguilla. En ambas la espiguilla se inserta en la articulación del raquis, y tienen espiguillas alternas y dispuestas a ambos lados. Pero el trigo tiene glumas anchas, esconden el grano y tienen entre dos y cinco flores fértiles por espiguilla. La cebada en cambio tiene tres espiguillas por articulación del raquis y una sola flor por espiguilla. Si las tres espiguillas son fértiles es cebada de seis carreras, si dos espiguillas son fértiles y cuatro estériles, será de dos carreras.

Espigado de la cebada
Espigado del trigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada